jueves, 2 de junio de 2016

Empresa de insonorización

Empresa de insonorización
Cuando se pretende insonorizar un inmueble con garantías de éxito, no solo hay que acudir a materiales de calidad, sino también a personal experimentado que sepa disponerlo y acoplarlo para que la estabilidad y ausencia de ruidos sea total. Los usuarios pueden optar entre insonorizaciones que aíslen del exterior, o bien del interior, aunque generalmente los trabajos son ambivalentes. La versatilidad es una de las características que debe tener una empresa de insonorización, versatilidad que le permita trabajar en cualquier espacio para proporcionar los resultados más efectivos y personalizados.

Entre los productos que se utilizan en insonorización está el dBTec, que asocia su función de creación de falsos techos a una interesante cualidad para evitar la entrada del ruido. El aislamiento acústico con este material puede darse en casas particulares, así como en bares y cualquier otro inmueble, como oficinas. Pero el dBTec no es el único material adecuado para realizar insonorizaciones de calidad.

La lana de roca puede ser combinada en paneles sándwich para ofrecer estructuras que aíslen acústicamente con eficiencia. Otro de los materiales sofisticados es el MetricKell, un producto que se forma por componentes provenientes de materiales textiles. Se trata de un producto poroso y cuya colocación no requiere obras ni grandes complicaciones. Suele ser utilizado en teatros, salas de grabación... pero tal y como ocurre con otros materiales para insonorizar, su utilización puede hacerse extensiva a los propios domicilios.

Además de insonorizar viviendas, oficinas y espacios habitados, hay que tener en cuenta que las empresas de insonorización también llevan a cabo trabajos específicos para aislar cuartos de bombas de agua, de generadores y otros lugares de pequeño o gran tamaño en donde puede haber máquinas que provoque fuerte ruido. Así como las empresas cualificadas atienden cualquier solicitud para casas o empresas, también realizan trabajos en instituciones, incluyendo edificios catalogados de bien de interés cultural.