martes, 13 de diciembre de 2016

Cómo elegir los productos para insonorizar

Cómo elegir los productos para insonorizar Zaragoza
Hay ciertos usuarios que requieren un aislamiento especial en sus inmuebles, y no nos estamos refiriendo a un aislamiento térmico, sino acústico. El aislamiento contra el ruido es hoy en día de gran importancia en numerosos inmuebles. Las condiciones de habitabilidad, básicamente, se verán afectadas por la presencia de ruido procedente del exterior. A veces no solo se hace necesario doble cristal, sino materiales aislantes especiales. Otro caso es el de los clientes que desean aislar su inmueble hacia el exterior, o sea, que requieren una protección en sus paramentos para que el ruido que originan no cause problemas a los vecinos o incluso a los viandantes. Este tipo de trabajos se lleva a cabo en pisos y locales en los que se realizan actividades como ensayos musicales, trabajos con maquinaria ruidosa... Por ejemplo, una persona que desea ensayar piano u otro instrumento en su casa, a cual hora, y sin molestar a los vecinos, puede hacer instalar aislantes acústicos que proporcionen esta importante ventaja.

Cuando los usuarios se preguntan cómo elegir los productos para insonorizar, han de ponerse en contacto con profesionales que, en Zaragoza, valorarán la situación y las necesidades reales. Entre los materiales que se utilizan se hallan las fibras de poliéster. En este caso, es un material poroso que proporciona una adecuada absorción de decibelios. Puede ser adecuado a múltiples estructuras, particularmente a paredes de tipo interno.

El polietileno es otro de los materiales que se utilizan para aislarse del ruido. Las planchas de polietileno están conformadas por un material espumoso con versatilidad en cuanto a espesor. Es una de las soluciones favoritas por muchos especialistas. Sin embargo, hay quien prefiere las espumas de melamina u otros compuestos asociadas a la lana de roca. Los requerimientos son muy variables, pues a veces los clientes pueden necesitar estructuras que sirvan, a la vez, para detener el ruido y también los factores térmicos.